La meditación, recurso eficaz para potenciar la comunicación no violenta

Durante mucho tiempo se ha creído que la meditación es una actividad exclusiva para adultos, pero esta visión ha empezado a cambiar. Actualmente existe un especial interés por enseñar a meditar a los niños, para ayudarles a relajarse, eliminar el estrés y aprender a calmarse cuando lo necesiten.

Enseñar a meditar a los niños

Un modelo que funciona

La eficacia de esta estrategia de relajación, para evitar las conductas agresivas en las escuelas, ya no es tan sólo una cuestión teórica. El colegio “Coleman Elementary School” de Estados Unidos, empezó a realizar clases de meditación y respiración para los más pequeños y los resultados fueron sorprendentemente positivos. En menos de dos años, su porcentaje de castigos fue reducido al 0%. Los alumnos trasladaron las capacidades adquiridas en la meditación en distintos contextos. Empezaron a realizar dichas práctica de autocontrol en casa y las respuestas agresivas disminuyeron en todas los ámbitos de su vida.

¿Por qué enseñar a meditar a los niños?

Nuestra rutina cotidiana se caracteriza por las prisas, multitareas, exigencias, exceso de estimulación, intolerancia a la frustración, inmediatez… y se ha comprobado que el exceso de estrés y la fatiga a los que nos sometemos diariamente, nos impiden concentrarnos y enfocarnos en valorarnos a nosotros mismos.

En este sentido, las razones por las cuales deben aprender a meditar los niños, son las mismas por las que habrían de meditar los adultos. Los motivos principales son para conectarse con el “yo” y aprender a conocerse y saber controlarse.

Evitar rabietas con la meditación

La meditación es una estrategia que permite ser más consciente de uno mismo, a captar energía positiva y a transmitirla.

Al disminuir la impulsividad y aumentar la capacidad reflexiva, el niño tiene más tiempo para controlar su respuesta. Además, dotamos de habilidades para modular estas respuestas agresivas en conductas más tranquilas.

¿Quién puede enseñar a meditar a los niños?

Enseñar a meditar a los niños pueden hacerlo todas aquellas personas que tengan interés en ello, tengan cierto conocimiento de técnicas sencillas, lo hayan practicado previamente y sobretodo, crean en los beneficios de la meditación.

¿Qué beneficios tiene la meditación para los niños?

El objetivo de la meditación es la relajación a través de la plena atención en algún aspecto concreto, ya sea la respiración, un pensamiento, un objeto, etc. para conseguir un estado de calma.

Como consecuencia se producen múltiples beneficios:

  • Reducción del estrés y ansiedad.
  • Mayor capacidad de concentración.
  • Mayor capacidad de autocontrol.
  • Mejoras en el descanso y el sueño.
  • Mejor autoestima.
  • Seguridad en sí mismo.
  • Disminución de la impulsividad.

Adecuar la meditación a la edad

La meditación se puede realizar en edades muy tempranas aunque deberán ser ejercicios adaptados a las capacidades propias de cada niño y cada etapa. A continuación, mostramos una orientación de diferentes estrategias de relajación:

Primera infancia (hasta los 6 años aproximadamente). Se pueden realizar juegos, dependiendo de la capacidad de concentración del pequeño. Por ejemplo, observar una bola de nieve deshacerse o pasear centrando la atención en el paisaje.

Infancia (hasta los 11 años aproximadamente). En esta edad pueden utilizarse técnicas estructuradas como la relajación progresiva de Jacobson o la imaginación.

Adolescencia (hasta los 18 años). El niño debe coger el hábito de utilizar las técnicas aprendidas en su niñez.También debe explorar y conocer con las que se sienta más cómodo.

¿Cómo plantear la meditación a los niños?

Puede parecer una tarea fácil, pero en ocasiones puede resultar una tarea compleja y difícil si no se es flexible y paciente. Es importante dejar que el niño experimente con su imaginación, desarrolle su curiosidad, se sienta libre y se sienta que “controla” la situación.

Con niños especialmente movidos es importante plantearles la meditación como una forma de aprender a relajarse y sean capaces de controlarse ellos mismos.


Por:
Sara Avilés |  Lic. en Psicología. Col.  24750 COPC
Marina Martínez  |  Lic. en Psicología. Col.  24511 COPC

Visita nuestra sección de “Recursos” para más información acerca de cómo enfrentarte al bullying.

¿Crees interesante enseñar a meditar a los niños? Déjanos tu comentario, ¡nos interesa mucho!

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *