¿Cómo trabajar la asertividad con los más pequeños?

La asertividad es la capacidad para comunicar a los demás los propios pensamientos y emociones sin utilizar un tono hostil. Por ejemplo, ser capaces de expresar la propia opinión, marcar límites, decir que no, reconocer los errores, pedir perdón o expresar el estado emocional de la otra persona, sin agredirla.

Asertividad en los niños

Enseñar a comunicar de forma asertiva forma parte de la educación emocional básica para el desarrollo íntegro de las personas.

Enseñar a nuestr@s hij@s a ser asertivos es una buena estrategia de prevención del acoso escolar. Si un niño tiene la capacidad de reaccionar ante una agresión, dirigiéndose al agresor, y diciéndole, con tono firme, que no le gusta que le molesten, y que nunca más vuelva a hacerlo, es probable que sea capaz de frenarlo ahí mismo.

Los agresores suelen buscar víctimas “sumisas” con las que puedan conseguir reforzar su sensación de poder y protagonismo en el grupo. Huirán de aquellos compañeros que sean capaces de enfrentarse, sin temor, al acoso.

¿Cómo podemos enseñar la asertividad a los niños?

En primer lugar, los más pequeños deben tener un espacio donde sentirse escuchados. Vale la pena arrinconar teléfonos, ordenadores y todas aquellas distracciones que, en mayor o menor medida, y consciente o inconscientemente desvían continuamente nuestra atención.

Debemos promover que el niño pueda expresar su opinión acerca de diferentes temas. Aunque no podemos caer en el “todo vale”, será necesario poner límites y educar en la sensibilidad hacia el otro, para aprender a evitar el uso de un tono demasiado agresivo.

Hay que procurar enseñar la importancia de la libertad individual, así como la expresión libre sin provocar daño al otro.

Y, por último, no podemos olvidar que los adultos somos el referente para los más pequeños. Así los niños toman de las personas que los rodean habilidades y costumbres mediante el método de la imitación.

¿Qué juegos pueden ayudar a desarrollar habilidades asertivas?

Hay multitud de juegos que pueden ayudar al desarrollo de un estilo comunicativo asertivo en los más pequeños, entre ellos:

  • Inventar cuentos | Acompañar al niño en la escritura de un cuento inventado por él donde los protagonistas se encuentran con dificultades y conflictos que debe resolver de forma pacífica.
  • Muñecos | cualquier juego que implica darle voz y movimiento a un muñeco puede ayudar al niño a encontrarse en realidades cotidianas donde debe utilizar la comunicación. Para trabajar la asertividad, el adulto puede ser otro personaje que facilite el desarrollo de dichas situaciones.
  • El juego simbólico les enseña a expresar emociones

  • Teatro | Realizar una obra de teatro es otra forma de simular situaciones de forma dirigida que permiten aumentar el abanico de estrategias que puede utilizar el niño en un futuro.
  • Jugar a ser un juez| “¿Qué harías si…?” Jugar con toda la familia a compartir opiniones acerca de un tema, o conflicto, de forma respetuosa acostumbra al niño a participar en debates.
  • ¿Qué consecuencias positivas tiene el estilo asertivo?

    Está comprobado que una comunicación asertiva permite a la persona una mayor gestión de las emociones. Y además, en el contexto social permite relacionarse de forma correcta evitando problemáticas como el acoso escolar. La gratificación de dichas relaciones aumentan y por lo tanto permite a la persona cubrir sus necesidades interpersonales de forma satisfactoria.

    Niño con asertividad


    Por:
    Sara Avilés |  Lic. en Psicología. Col.  24750 COPC
    Marina Martínez  |  Lic. en Psicología. Col.  24511 COPC

    Visita nuestra sección de “Recursos” para más información acerca de cómo enfrentarte al bullying.

    ¿Cómo trabajas tú la asertividad en tu hij@? Déjanos tu comentario u opinión, ¡nos interesa mucho!

    Facebooktwittergoogle_plusmail

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *